8 hábitos admirables de los que no tienen deudas

¿Qué se siente al estar libre de deudas? ¿Qué se necesita para vivir un estilo de vida libre de deudas? ¿Es posible liberarse de las deudas con bajos ingresos?

Para mí, el mayor beneficio de estar libre de deudas es que nunca tengo que preocuparme por las agencias de cobro de deudas. Como resultado, evite la angustia emocional causada por sus constantes llamadas telefónicas y cartas.

Pero más que esto, vivir un estilo de vida libre de deudas también significa un paso más hacia el logro de la riqueza real y la libertad financiera.

Entonces, si quiere estar libre de deudas, ¿por dónde o cómo empezar? Creo que todo comienza con el aprendizaje de estos ocho hábitos financieros.

Guardar hábitos

1. La construcción de un fondo de emergencia es una prioridad.
La razón por la que las personas se endeudan es porque no tenían dinero cuando lo necesitaban. Afortunadamente, tener un fondo de emergencia es la solución simple a este problema.

2. Paciencia a través de la gratificación retrasada.
Cuando se trata de su forma de pensar, las personas libres de deudas son pacientes. Saben lo importante que es practicar la gratificación diferida, especialmente cuando se trata de comprar artículos de lujo y innecesarios.

3. Los ojos están puestos en las metas financieras.
El secreto de por qué son buenos ahorrando dinero es porque tienen claras sus intenciones. No solo ahorran para ahorrar. Ahorran porque quieren comprar o gastar en un objetivo financiero específico.

Por ejemplo, si se compromete y se concentra en un objetivo, como unas vacaciones fuera de la ciudad con su familia, será más fácil resistir la tentación de realizar una compra impulsiva cuando haya una venta minorista.

4. Proactivo con sus finanzas.
Ser proactivo significa elaborar y seguir un presupuesto. Realizan un seguimiento de su flujo de caja, tanto los ingresos como los gastos. Siempre están buscando oportunidades y monitoreando constantemente sus gastos.

Comportamiento de compra

5. Gasta menos de lo que gana.
Esto, por supuesto, es la base de la creación de riqueza. Al gastar menos de sus ingresos, se le asegura un dinero extra en caso de emergencias financieras. Además, este hábito te permite crear un fondo de inversión.

6.Nunca compres cosas para impresionar a otras personas.
Las personas libres de deudas compran cosas para sí mismas, porque las necesitan o porque las quieren personalmente. No gastan en cosas solo porque quieren impresionar o presumir de otras personas. Simplemente disfrutan de lo que su dinero puede pagar.

7. Compre solo lo que su flujo de efectivo pueda pagar.
Estar libre de deudas no significa necesariamente que no utilicen tarjetas de crédito ni obtengan préstamos. La mayoría lo hace. La única diferencia es que se aseguran de poder pagarlo antes de asumir la culpa.

Por ejemplo, pueden solicitar un préstamo hipotecario, especialmente si comprar la casa de sus sueños es una de sus metas financieras. Sin embargo, las personas libres de deudas verificarán y verificarán su presupuesto para asegurarse de que puedan pagar la hipoteca.

8. Preste atención a los detalles.
Hablando de préstamos, las personas libres de deudas son meticulosas en lo que respecta a las tasas de interés y otros detalles. A menudo simulan su flujo de caja para tener una buena visión general de las consecuencias de una deuda o un préstamo para sus finanzas.

Además, no les importa buscar la mejor oferta. A veces posponen sus planes y ahorran un poco más de dinero para estar en una mejor posición financiera para administrar un préstamo bancario.

Cualquiera puede estar libre de deudas

Si está luchando con las deudas debido a decisiones financieras incorrectas que ha tomado en el pasado, recuerde que no está solo. Lo importante es que ahora está consciente de sus errores y ahora tiene la oportunidad de corregirlos.

Y al igual que los cientos de personas que he conocido que finalmente quedaron libres de deudas después de años de dificultades financieras, usted también puede algún día estar libre de deudas con suficiente paciencia y disciplina.

Deja un comentario